}

A la sombra de los rosales y el tilo

Chédigny, único pueblo que posee la etiqueta "Jardin Remarquable", es la perla florida de Touraine. Aquí predominan el arte de pasear y el arte de vivir. ¿Algo más natural en la tierra de los castillos? Más de 800 rosales, varias plantas perennes y un nuevo huerto dan hermosos colores a la primavera. Un paseo por el pueblo y caerá bajo su encanto. ¡Eso es seguro! Eso le pasó a Martine Matard mientras descubría Chédigny. De la noche a la mañana, no dudo en venir a instalarse en el antiguo presbiterio reconvertido en habitaciones de huéspedes, restaurante y salón de té.

Un majestuoso tilo plantado en 1811 le recibe en la entrada del jardín que alberga en sus muros La Closerie du Tilleul. El antiguo presbiterio tiene el aspecto de una gran residencia familiar, algo muy oportuno, ya que el deseo de Martine es recibir a sus visitantes como a amigos. Este hermoso edificio del siglo XVII se asienta majestuosamente frente al huerto recién creado. Desde la terraza, la vista de los arriates con encanto de antaño es relajante e invita a la contemplación o incluso a dar un tranquilo paseo. Jardín sencillo, cenador vegetal, huerto de verduras olvidadas... Todo ello hace que este lugar sea un refugio donde relajarse. 

Paraíso rosa

En el interior, Martine se encargó totalmente de la decoración y pudo seguir atentamente las obras. El ambiente es elegante y el comedor está amueblado como si fuera una casa. Aquí no hay uniformidad, las tablas se cubren con manteles blancos bordados y las sillas de varios estilos se combinan perfectamente con la decoración. Encontramos este espíritu en las habitaciones de arriba, simples y ordenadas. En la mesa se opta por productos frescos locales y recetas tradicionales. Y como Martine es toda una cocinillas, podrá también disfrutar de su blanquette fondante o sus tartas saladas caseras.

Por la mañana, al abrir las ventanas, asistirá a un festival de colores y aromas que le hará pensar que sigue soñando... ¡El día  comienza bien! Para disfrutar completamente del jardín, no dude instalarse cómodamente en la terraza para el desayuno y disfrutar de cada momento sin prisa. Especialmente habida cuenta que la tarta de naranja, los brioches y los croissants abren bastante el apetito. También podrá degustar los famosos yogures a la antigua fabricados en Chédigny. 

Para un paseo poético y bucólico entre dos visitas a los castillos del Loire, Chédigny y su manera de vivir son una apuesta perfecta.

Información práctica

Chambres d'hôtes La Closerie du Tilleul
Martine ROUSSAUD
4 place de l’église
37310 Chédigny
Mail :chedigny.presbytere@gmail.com
Site web :www.lacloseriedutilleul.com

 

Para seguir paseando 
Dejarse llevar por el encanto del pueblo de Montrésor, uno de "los pueblos más bonitos de Francia"
Visitar la Corroirie y la Chartreuse du Liget en Chemillé sur Indrois
Colgarse de las ramas en el  Parc Aventure Clic’Lac en Chemillé sur Indrois
Degustar platos típicamente de Touraine en el Festival de bouche et d’oreille de Chédigny

Commentarios
Deja un comentario